Saltar al contenido

Los asesinos del páramo: Ian Brady y Myra Hindley, los asesinos de niños que arrojaron a sus víctimas a los páramos ingleses.

asesinos de páramo hinley

Con su novia Myra Hindley, Ian Brady secuestró, torturó y asesinó a cinco niños, uno de tan solo 10 años, en una serie de asesinatos notorios conocidos como los asesinatos del páramo.

Ian Brady y Myra Hindley violaron y asesinaron a cinco niños en una ola de asesinatos que ahora se conoce como los asesinatos del páramo. Ian Brady, simpatizante de los nazis y criminal de toda la vida, se aprovechó de niños de tan solo 10 años.

Myra Hindley atraía a los niños a su auto. Ahí los asesinos torturaban, abusaban y mataban a sus víctimas antes de deshacerse de sus cuerpos en los páramos ingléses.

Ian Brady nació el 2 de enero de 1938 en Glasgow, Escocia. Su madre, una camarera llamada Peggy Stuart, lo dio en adopción a John y Mary Sloan. Según los informes, prosperó en la escuela, la estimada Academia Shawlands. Fue durante su época de adolescente en la Academia en la década de 1950 cuando surgió por primera vez su inclinación por el robo, el robo y la violencia.

Ian Brady y Myra Hindley llevaron a su primera víctima, Pauline Reade, de 16 años, a Saddleworth Moor, donde la mataron a golpes y la degollaron. Cuatro meses después, la pareja asesina encontró a su segunda víctima, John Kilbride, a quien violaron y estrangularon hasta la muerte. El 16 de junio de 1964, los asesinos se llevaron a su tercera víctima, Keith Bennett, a quien Hindley atrajo a su automóvil con el pretexto de que la ayudaba a empacar algunas cajas. Luego, ese invierno, Lesley Ann Downey desapareció en el aire de un parque de diversiones local. Y finalmente, la pareja tomó a su última víctima el 6 de octubre de 1965, con el asesinato de Edward Evans.

Ian Brady había sido empleado de una tienda durante más de tres años cuando Myra Hindley fue contratada como secretaria de Millwards. Ella se enamoró de su aura misteriosa, confundiendo al peligroso solitario con un rebelde atractivo. Con el tiempo Brady fue maltratando psicológicamente a Myra Hindley hasta que ella accedió a hacer todo lo que le pedía Ian Brady y Myra Hindley solo fueron acusados ​​de los asesinatos de Edward Evans, Lesley Ann Downey y John Kilbride. 

Su juicio comenzó el 27 de abril de 1966. Se declararon inocentes de todos los cargos. Brady afirmó que a Hindley le gustaba matar para sentirse más cerca de él, mientras que Hindley dijo que asesinó a los niños porque tenía miedo de morir a manos de Brady también. Brady fue declarado culpable de los tres asesinatos y Hindley de dos. Ambos fueron condenados a cadena perpetua.

«Solía ​​preguntarle por qué seguía estrangulándome tanto, y me dijo que estaba practicando conmigo», escribió Hindley en su diario.

Los documentos privados entregados por Myra Hindley pocas horas antes de su muerte revelaron el odio entre ella e Ian Brady.Ella lo acusó de drogarla, violarla y golpearla. En detalle gráfico, Hindley describe en sus diarios un catálogo de abuso sádico por parte de Brady que incluye violación violenta, estrangulamiento regular y amenazas de asesinato si ella no obedecía. Con esta evidencia ella buscaba reducir su sentencia de cadena perpetua.

En la carta a los abogados, Hindley afirmaba que Brady la obligó a cometer uno de los asesinatos amenazándola.

“Mientras conducíamos a casa, él [Brady] me dijo que si hubiera mostrado algún signo de ‘retroceder’ habría terminado en la misma tumba que Pauline Reade.»

Estos diarios fueron entregados personalmente por Hindley mientras la escoltaban desde el hospital Highpoint al Hospital de West Sussex, donde murió ese mismo día en 2002.

El monstruo de los Andes

https://open.spotify.com/episode/63XTvX6Vb7UC1sjMs9GsBF?si=89745d1dca7a4a0f Juan Roa esperó dos horas a Gaitán. Había comprado el arma dos días antes y nunca la había disparado. Por el bien de Colombia. Más valía que sirviera. Cuando lo vio salir sabía que estaba cambiando el destino del país, o al menos del suyo. Era religioso, así que pidió perdón a la Virgen….

El día que Abimael Guzmán mandó a matar a los niños

y Salomé Velasco https://open.spotify.com/episode/7avVjNZ1JEd71nvmdungAl?si=8aebec6090ce4706 No sé cómo contar esta historia. Pasaron tantas cosas en medio de esta guerra y la idea central está tan politizada. Se me viene a la cabeza esta imagen de un grupo de hombres y mujeres vestidos de rojo. Tienen latas de leche condensada amarradas a la cintura y reúnen a…

Mosquitos: 500 litros de sangre a la semana

https://open.spotify.com/episode/7D9RRAaLrolK521ZZtX9Lv?si=4a902645e3604ae3 Esta historia no es mía, es de un escritor llamado William T. Vollman. Yo la leí hace años y no la recuerdo. Así que voy a tratar de llenar los espacios vacíos de mi memoria con estas escenas terroríficas.  Recuerdo el tema:  Mosquitos. Y también una mujer. Una mujer que él dignifica, pero yo arruino,…

El cementerio de los coléricos y la pandemia que fue trastornando a Chile

y Salomé Velasco https://open.spotify.com/episode/69ClwjFYQpQbNnKRvW6E6R?si=36ebc9a00f684889 En agosto del 2003 en Santiago de Chile, se estaba construyendo la autopista costanera norte, un cartel de propaganda decía que iba a ser la más moderna del mundo. Pero cuando la maquinaria sacó la tierra por el sector de la Renca, en la ribera del río Mapocho, encontraron miles de huesos…

La pandemia de 1918

https://open.spotify.com/episode/4LblYRPkDwN2GdCNP4GxhH?si=10ce814856a843c8 Un soldado que combatió en las trincheras de la Primera Guerra Mundial escribió que vio a un compañero suyo sacarse las botas porque los pies le picaban. Al hacerlo, sus dedos rodaron por el piso, se habían podrido por la gangrena. El soldado los recogió y se los guardó en el bolsillo porque tenía…

Mochicas desaparición

La desaparición de los Mochicas

El año 536 es considerado el peor año, marcó el inicio de una de las eras más terribles para la humanidad, la llaman la Edad Oscura ya que una niebla cubrió durante 18 meses a toda Europa, Oriente medio y Asia. Según los datos del Glaciar Colle Gnifetti en los Alpes Suizos, una erupción volcánica…