Saltar al contenido

Mara Serrano

Hablemos de langostas, de David Foster Wallace

En algún momento del siglo XIX la langosta era considerada comida de clase baja y solo la consumían los pobres o los presos. Algunas leyes en las cárceles prohibían dar de comer langosta a los presidiarios más de una vez por semana porque se consideraba un acto de crueldad,