El hombre que congeló el tiempo

Edgerton creó una pequeña cámara llena de mercurio que se activaba por el voltaje de una pila eléctrica. Cada vez que presionaba el botón del obturador de la cámara, una chispa eléctrica encendía el gas de mercurio, permitiendo el uso del flash al mismo tiempo que se realizaba la fotografía.