Saltar al contenido

Ottis Toole, El caníbal de Jacksonville

Cuando Ottis Toole, apodado el caníbal de Jacksonville cumplió 5 años de edad, su madre compró un vestido de niña y lo obligó a usarlo. Luego, excitada, procedió a abusarlo sexualmente.

Su padre había estado emborrachándose, como todas las noches, en el bar de la esquina. Entró a la casa y escuchó ruidos, que confundió con llantos de dolor de su pequeño hijo. Abrió la puerta y los encontró en el acto.

Ottis Otoole asesinó a mas de 300 personas

Ottis Toole, 36. (AP Photo, File)

Todavía sin comprender bien lo que estaba pasando, se retiró la correa y golpeó salvajemente a Ottis y a su madre.

Se detuvo solo por el cansancio, a punto de matar al niño.
Se quedó dormido sin llamar a una ambulancia y fue la madre, quien aun herida por la golpiza, sanó las heridas de su hijo.

A la mañana siguiente, el padre estaba tratando de entender lo que había visto. Lleno de vergüenza se lo contó a un amigo del bar. Este, sin juzgarlo, le dio una idea: «¿Porqué no alquilas a tu hijo?»

Los siguientes cinco años de la vida de Ottis Toole fueron una pesadilla. Fue abusado sexualmente por varios amigos de su padre, a cambio de monedas para comprar tequila.

Ottis toole Caníbal de Jacksonville

El caníbal de Jacksonville

A los 10 años de edad, Ottis había sido violado tantas veces que sufría serios problemas mentales, incluidos esquizofrenia y epilepsia.

A esa edad dejó el colegio y nunca aprendió a leer.

Se escapó a vivir con su abuela, la única persona que lo cuidó y le dio cariño, pero que a la vez, lo involucró en un culto satánico. Ahí Ottis aprendió a asesinar y quemar animales callejeros.

A los 14 años vagabundeó por el sur de Estados Unidos, vendiendo su cuerpo y robando a conductores para poder comer.

Según su propio testimonio, asesinó a muchos de estos conductores, pero la policía nunca pudo probar sus declaraciones.

A los 21 años asaltó un salón de belleza. La mujer que atendía el negocio estaba a punto de cerrar las puertas. Ottis la amarró y procedió a abusarla repetidas veces.

Luego lanzó gasolina sobre su cuerpo, la encendió y empezó a masturbarse mientras la veía arder.

La mujer sobrevivió, pero con quemaduras severas. Gracias a su testimonio la policía pudo tener una identificación de Toole. Pero presiones políticas obligaron a la policía a arrestar a otro hombre, para sacarse el caso de encima.

Ottis Toole  continuaría con sus asesinatos, viajando por todo el país junto a otro asesino y caníbal, Henry Lee Lucas, quien le enseñó a comerse los cuerpos y con quien mantuvo una relación amorosa.

Una transcripción de una llamada privada hecha en la penitenciaría captó a Ottis «el caníbal» diciéndole a Lucas:

«¿Te acuerdas cuando les sacaba sangre? A veces sabía a carne de verdad si le ponía salsa BBQ encima.»

Juntos proclamaron haber matado a más de 3000 personas. Muchos estudios recientes alegan que la policía los usó para deshacerse de casos «difíciles» y que el número de asesinatos es mucho menor.

Embed from Getty Images

OTTIS LE DIJO A UN PERIODISTA QUE LE GUSTABA CONFESAR CRÍMENES PORQUE LOS POLICÍAS LE DABAN HAMBURGUESAS Y ERAN LOS ÚNICOS QUE LE PRESTABAN ATENCIÓN.

Murió en la cárcel de cirrosis, producida por el alcoholismo que lo atacó desde su infancia. Tenía 49 años de edad.

FOTOS


volver al menú



Buscar:

suscríbete

para recibir nuestrA REVISTA MENSUAL CON TODO EL CONTENIDO

paranoi_logo_amp


síguenos en:


Facebook


Twitter


Instagram