Saltar al contenido

explotación infantil: los niños trabajadores que construyeron el siglo XX

Arthur Havard (izquierda) el niño trabajador que perdió una pierna, South Pittston, Pensilvania, enero de 1911. Foto de Lewis Hine.

Arthur Havard, un niño de 11 años, estaba trabajando en una mina de carbón cuando un vagón lo aplastó contra una de las paredes, quedó gravemente herido y no pudo seguir cobrando su salario de 75 centavos para ayudar a su madre a mantener a sus hermanos más pequeños.

Cuando la madre fue a rogar un pago para los cuidados médicos de su hijo, su empleador le entregó un documento que decía :

«… [el niño] era plenamente consciente de las condiciones de trabajo de las que ahora se queja y aún así asumió el riesgo de permanecer en dicho empleo». Este documento debía ser firmado por todos los niños que trabajaban en las minas a lo largo de Estados Unidos, a inicios del siglo XX.»

En 1910, unos 2 millones de niños entre las edades de 5 a 15 años trabajaban en las distintas áreas de la industria, algunos de ellos se quemaron en las fábricas del vidrio, otros perdieron las extremidades manipulando las grandes máquinas de la industria textil y otros murieron sofocados en las enormes minas de carbón.

niños mineros esperando su turno de trabajo

El trabajo infantil era una práctica generalizada en el mundo antiguo. Antes de la era industrial los niños trabajaban en la agricultura, cuidando ganado o en la construcción.

Con la llegada de la era industrial y la minería fueron muy solicitados, porque su pequeño tamaño les permitía ingresar a túneles angostos.

Ahí debían empujar vagones cargados, muchas veces arrastrándose de rodillas y casi sin aire para respirar.

Una ley pasada en Inglaterra en 1819 para regular el trabajo infantil redujo las horas laborales a 12 por día. Eso quería decir que antes de esa ley los dueños de industrias podían obligar a un niño a trabajar 24 horas seguidas o más.

Con la llegada de la tecnología los niños fueron reemplazados en las minas pero otras industrias aún solicitaban sus servicios, como la tabacalera, donde eran empleados para enrollar cigarrillos, o la textil donde pasaban horas devanando hilos.

El fotógrafo Lewis Hane fue contratado por el Comité de trabajo infantil para documentar las condiciones en las que los niños trabajaban. Estas fotografías ayudaron al desarrollo del acta sobre el derecho de los niños de Geneva, en 1924.

Poco a poco las industrias fueron prohibidas de usar niños.
Además con el advenimiento de una nueva ola de invenciones tecnológicas, sobre todo la electricidad, el trabajo infantil se fue erradicando.

Sin embargo países como la unión soviética siguieron usando niños en los Kolhoz (granjas colectivas) y otras industrias. Para pasarse por encima de la ley internacional cambiaron el nombre a «trabajo educativo» para incluirlo en el pensum de educación infantil. Fue una manera burocrática de emplear a niños sin darles un salario, y a la vez, lograron jactarse con la comunidad internacional de que habían erradicado completamente la explotación infantil.

niños trabajando en fábricas de vidrio

Así mismo esta aún es usada indirectamente por países como Estados Unidos o Inglaterra. Las mayores empresas tecnológicas usan los servicios de fábricas que emplean niños. Muchas de estas ubicadas en China, India, y otros países subdesarrollados.

Al día de hoy aún es un problema mundial. Casi Nadie está dispuesto a discutir el tema y casi nadie parece reconocer que el mundo relativamente plácido en el que ahora vivimos, está erigido sobre la espalda de muchos de estos niños.


Suscribirse


sonderkommando paranoi

la revuelta de los Sonderkommando

Ester Wajcblum y su hermana Hana (19 y 14 años respectivamente) fueron asignadas a trabajar en la fábrica de municiones del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau.

Rhoda Derry la niña en la jaula

Rhoda Derry la niña en la jaula

Rhoda Derry estuvo encerrada en una jaula que apenas tenía la medida de su tórax, por lo que le tocaba doblar sus piernas hasta la quijada, deformando sus huesos y músculos al punto de perder la capacidad de caminar o mantenerse en pie

Armin Meiwes al caníbal de rotenburg

Armin Meiwes, el caníbal de rotenburg

En marzo del 2001, Armin Meiwes publicó un anuncio en la deep web llamado «café caníbal», donde pedía a un voluntario que estuviera dispuesto a ser cocinado y comido.

Ranalandia

ranalandia, un mundo creado por un taxidermista del siglo Xix fascinado con los anfibios

Esta colección consta de 21 exhibiciones que muestran ranas organizadas temáticamente y representan diversas situaciones de la vida cotidiana. En diez años de llevar a cabo un paciente, exigente y misterioso proceso de taxidermia, Ferenc Mere ha creado una colección única que hoy, cien años después de su creación, sigue siendo la mejor y más…