Saltar al contenido

La peliroja de 24 años que se burló de los nazis cuando intentaron matarla.

  • por

Hannie Schaft, de 24 años, conocida entre los nazis como «la chica pelirroja», era tan letal que Adolf Hitler ordenó personalmente su captura.

Hannie Schaft era solo una adolescente cuando los nazis invadieron Polonia. 

Schaft sabía que los nazis aterrorizarían a su país. Desde ahí dedicó el resto de su vida a cazar nazis. Su excepcional historial como guerrera de la resistencia, le valió un lugar en la lista de los más buscados por los nazis.

Hannie Schaft fue una de las principales asesinas de nazis. 

La difteria mató a su hermana de 12 años en 1927. Sus padres fueron socialistas y desarrolló un profundo odio al autoritarismo desde temprana edad. 

Cuando los nazis invadieron los Países Bajos en 1940, Schaft estudiaba derecho en la Universidad de Amsterdam. 

En 1941, Hannie vio como los nazis humillaban y maltrataban a los judíos. Vio como les pedían papeles para comprar comida o ir al médico, o cómo los pateaban y escupían en la calle. Un día vio como un grupo de nazis soltaban perros para que muerdan a una anciana en la calle. Esto convenció a Schaft de unirse a una célula de resistencia.

Hannie Schaft se unió a la resistencia holandesa en 1943.

Usó la casa de sus padres como un lugar para esconder a los judíos. Ahí perfeccionó una técnica para falsificar documentos y así los ayudó a escapar del país. 

Un día pidió a las autoridades de la resistencia un arma para poder salir a asesinar a los nazis. 

Hannie Schaft, junto las hermanas Truus y Freddie Oversteegen, acabaron con oficiales nazis y con los holandeses que los apoyaban. 

En una misión, Schaft y su compañero de resistencia Jan Bonekamp, atacaron a un capitán de policía aliado a los nazis. Le dispararon. Lo vieron caer al piso y corrieron a tomar unas bicicletas para huir del sitio, pero cuando llegaron al final de la cuadra, Hannie escuchó un disparo. Cuando regresó a ver fue tarde, vio a Jan tirado en el piso. El policía había sacado su arma y le había disparado en la espalda. El policía disparó de nuevo y Jan le ordenó que huyera en lugar de tratar de salvarlo. Ella le hizo caso. Cuando llegó al centro de operaciones se puso a llorar por su amigo.

Como el policía colaborador de los nazis había sobrevivido y la había identificado, ella tuvo que huir.

Luego de todos los nazis que había eliminado, Hannie Schaft pasó a formar parte de la lista de los más buscados por los nazis.

Estos la llamaban la «misteriosa chica pelirroja». Adolf Hitler ordenó personalmente su captura. 

Jan Bonekamp no murió. Los nazis lo llevaron a un hospital para curarle las heridas y le ofrecieron un trato para no matarlo: Debía entregarles a Hannie Schaft.

Él no aceptó, a pesar de que sabía que lo iban a matar. Pero los nazis habían capturado a otro miembro de la resistencia que por miedo a la muerte, fingió ayudar a Jan. Este le dio la dirección donde Hannie se escondía, creyendo que quería ayudarlos. Luego lo mataron.

Los nazis arrestaron a los padres de Hannie y los enviaron a un campo de concentración. Ofrecieron liberarlos si ella se entregaba. Y casi lo hace, pero los otros miembros de la resistencia se lo impidieron.
Suponiendo que sus padres habían muerto, planeó su venganza.

Se tiño el cabello de negro y fue a realizar las tareas más peligrosas de la resistencia. Saboteaba bases de explosivos de los nazis e incluso llegó a destruir algunos de sus submarinos.

A solo tres semanas de que los aliados liberaran Holanda, Hannie fue atrapada por un pelotón de nazis.

La llevaron al paredón donde un cerdo oficial nazi la apuntó y disparó. Únicamente logró herirla. Ella se empezó a reír y le dijo: “Nazi de mi*rda, yo sé disparar mejor”. El nazi levantó el arma de nuevo y esta vez logró matarla.

La enterraron en una fosa común.

Eventualmente, lograron exhumar su cuerpo y hoy es honrada con flores por su servicio.

En el 2020 la primera ministra Kajsa Ollongren dijo: “Hannie luchó por la libertad y una sociedad en la que todos tienen derecho a participar. Su vida nos enseña que no debemos apartar la mirada de la lucha contra el mal”.


Suscribirse


Dulle Griet la mujer que desafió al diablo en el infierno

Dulle Griet la mujer que desafió al diablo en el infierno

Dulle Griet es la personificación de un proverbio del folklore flamenco «ella podría saquear el infierno y permanecer ilesa». Y hace referencia al miedo que los hombres tienen cuando las mujeres se juntan en un estado histérico.

El cementerio de los coléricos y la pandemia que fue trastornando a Chile

y Salomé Velasco https://open.spotify.com/episode/69ClwjFYQpQbNnKRvW6E6R?si=36ebc9a00f684889 En agosto del 2003 en Santiago de Chile, se estaba construyendo la autopista costanera norte, un cartel de propaganda decía que iba a ser la más moderna del mundo. Pero cuando la maquinaria sacó la tierra por el sector de la Renca, en la ribera del río Mapocho, encontraron miles de huesos…

El día que Abimael Guzmán mandó a matar a los niños

y Salomé Velasco https://open.spotify.com/episode/7avVjNZ1JEd71nvmdungAl?si=8aebec6090ce4706 No sé cómo contar esta historia. Pasaron tantas cosas en medio de esta guerra y la idea central está tan politizada. Se me viene a la cabeza esta imagen de un grupo de hombres y mujeres vestidos de rojo. Tienen latas de leche condensada amarradas a la cintura y reúnen a…

El monstruo de los Andes

https://open.spotify.com/episode/63XTvX6Vb7UC1sjMs9GsBF?si=89745d1dca7a4a0f Juan Roa esperó dos horas a Gaitán. Había comprado el arma dos días antes y nunca la había disparado. Por el bien de Colombia. Más valía que sirviera. Cuando lo vio salir sabía que estaba cambiando el destino del país, o al menos del suyo. Era religioso, así que pidió perdón a la Virgen….