Saltar al contenido

Mujeres alemanas son obligadas a enterrar cadáveres de prisioneros judíos. Alemania, 1945

MUJERES ALEMANAS SON OBLIGADAS A ENTERRAR CADÁVERES DE PRISIONEROS JUDÍOS. ALEMANIA, 1945

mujeres alemanas cadaver judio

En marzo de 1945 los nazis empezaron a movilizar los prisioneros del campo de concentración de Bergen-Belsen, debido al avance de las tropas inglesas y canadienses.

Uno de los trenes fue alcanzado por bombas, los prisioneros escaparon hacia los valles de Soltau.

Los soldados alemanes empezaron a cazarlos, ayudados por guardias mujeres que resguardaban el campo de concentración. Temían que las tropas aliadas encuentren a los prisioneros y consigan información sobre las atrocidades que sucedían al interior de los campos.

La mayoría fueron atrapados y asesinados de un tiro en la nuca. Los pocos sobrevivientes se escondieron en granjas y debajo de casas aledañas.

Los pobladores que los encontraban avisaban a los soldados nazis o los mataban ellos mismos.

Solo un grupo pequeño de residentes organizó una guerrilla de apoyo, recogiendo alimentos y ropa en secreto. Lograron dar refugio a varios prisioneros hasta que las tropas inglesas ingresaron al pueblo.

La mayoría callaron las atrocidades.

Cuando los soldados ingleses se enteraron de lo sucedido, obligaron a las mujeres a enterrar debidamente los cuerpos de los judíos que habían asesinado.